Cómo prevenir el síndrome del cuello roto con la almohada Night Pillow

Hoy en día, si andamos por las calles de cualquier ciudad, nos encontraremos con un sinfín de personas que caminan sin mirar al frente, con la cabeza agachada tecleando la pantalla de su smartphone. Si entramos a un metro o a un autobús, enseguida llaman la atención observar solo nucas en vez de caras, pendientes de las notificaciones del móvil que va recibiendo.

En la era de la inmediatez, los teléfonos inteligentes se han apoderado de nuestro día a día, haciéndose imprescindibles y generándonos una dependencia que ha dado origen a nuevos trastornos de ansiedad como la nomofobia o el síndrome de la batería baja.

También traen consigo nuevas dolencias físicas derivadas del uso intensivo de los smartphones. Así, se habla ya de enfermedades como la del codo del teléfono o la del pulgar, derivada de los movimientos antinaturales e incómodos que hacemos al desplazarnos con los dedos por la pantalla de los dispositivos.

Otra de estas dolencias, y puede que la más dañina o dolorosa a largo plazo, causada por la posición de nuestra cabeza cuando usamos el teléfono, es la que se conoce como el síndrome del cuello roto.

Esto se empieza a producir cuando inclinamos la cabeza para prestar toda nuestra atención al Smartphone en vez de a nuestro entorno a las personas que nos acompañan. Forzamos el cuello a una postura que no es la debe tener, para la cual no ha sido “diseñada” nuestro cuello y espalda.

Así, en una posición erguida normal, con una inclinación de la cabeza igual a 0 grados, la columna apenas debe soportar un peso de entre 4 y 5 kilos. Ese peso, sin embargo, se va incrementando conforme crece la inclinación de la cabeza (12 kilos a los 15º, 18 kilos a los 30º, 22 kilos a los 45º) hasta alcanzar los 27 kilos al inclinar la cabeza 60º, una posición que puede parecer incómoda al andar, pero que no es descabellado ver cuando vemos a personas usando el móvil en parado.

Para evitar que estas dolencias nos aparezcan, la almohada terapéutica Night Pillow nos ayuda a reubicar nuestras vértebras cervicales tras un día uso intenso con el teléfono móvil.

Usando la almohada terapéutica tan solo 20 minutos ya estamos aliviando la zona cervical tras la carga que ha estado soportando por el uso del teléfono. Cuanto más tiempo puedas dedicarle y utilizar la almohada Night Pillow mejor, así te asegurarás de que las vertebras cervicales han recuperado su curvatura natural.

Y si tienes que seguir usando el móvil, que sea siempre apoyado sobre la almohada terapéutica para evitar los dolores cervicales!

No hay comentarios

¿Tienes alguna duda o consejo? ¿Quieres decir algo? ¡Pon un comentario! :)